• 01
    Ago

A falta de piscina buenos son los postres del Café de Oriente

Una carta sorprendente te espera

El Café de Oriente tiene para este verano una de las propuestas más refrescantes del centro de Madrid. Se trata de la nueva carta de postres diseñada por el equipo de cocina del restaurante. En esta carta tiene el protagonismo las frutas y los helados como no podía ser de otra manera en plena época estival.

Así los clientes que vengan a disfrutar de la gastronomía del Café de Oriente podrán ponerle colofón una sopa de sandía con tartar de fruta y sorbete de albahaca por ejemplo, o un parfait de frambuesa con chocolate blanco y pistachos.

Para los tradicionales pero con ganas de innovar, la cocina del Café propone un tocino de cielo con fruta de la pasión, mango al ron y queso Idiazábal. Y a los que les van lo último de lo último un bluberry cheesecake con compota de arándanos, mousse de queso y galleta o el coulant de chocolate con avellana y crema de café.

Y para los curiosos un postre de origen neozenlandés (para algunos de origen australiano, su origen es incierto) la Pavlova de verano con melocotón, pomelo y yogur, su nombre se debe a Ana Pávlova, famosa bailarina rusa de principios del siglo XX. Su originalidad es que se trata de un postre crujiente por fuera y cremoso/ligero por dentro.