• 22
    Feb

El nuevo Café de Oriente, tradición renovada

Los cambios producen vértigo; hay quien los ve como una aventura, como una oportunidad, y a veces como algo arriesgado. En nuestro caso, en el caso del Café de Oriente, se trata de una auténtica aventura: convertir los años de experiencia en nuevos retos, en renovar una tradición.

Desde su creación, el Café de Oriente se ha definido como uno de los cafés más emblemáticos de Madrid y como una de las marcas principales del Grupo Lezama.

Con el paso de los años y de la historia, el Café ha sentido la necesidad de un cambio, de quitarse la pátina del tiempo de encima y revelarse como un lugar actual, siempre con clase, donde la creatividad no deje de surgir. Pero este cambio, no podía ser arbitrario; por su importancia, tenía que haber una historia detrás, y esta historia se origina en la creatividad de su fundador, Don Luis Lezama, presidente del grupo empresarial que lleva su nombre. El Café de Oriente abre sus puertas con una nueva puesta en escena y con novedades en su gastronomía que refleja cómo lo que fue un clásico se convierte novedad.

La historia que ha inspirado el cambio se enmarca en los inicios del siglo. Tiene su origen en la vida de un personaje, Salvador García, un indiano superviviente del asedio de Baler (1899) en Filipinas, que, tras hacer fortuna en las Américas, regresa a Europa y abre su propio Bistró, con el aire de las indias orientales y con la influencia de cafés europeos. Es este aire de las indias orientales el que ahora impregna cada ambiente del Café.

  • El Bistró: los años 30 se convierten en protagonistas de un bistró que de la mañana a la noche ofrece a sus clientes novedades en su carta y en sus cócteles. Variedad en los desayunos, en el menú y en las meriendas, porque para algo es un café, pero sobre todo la magia que se respira. Las noches del Café se vuelven irresistibles por su ambiente de música, cócteles y una oferta gastronómica adaptada a las horas vespertinas. Un plan al que si añadimos una terraza con vistas privilegiadas, resulta difícil resistirse a no
  • El Restaurante: pocos lugares desprenden tanta magia en Madrid. Bajo las bóvedas que un día pertenecieron al Convento de San Gil del siglo XVII se emplaza el restaurante del Café. A modo de oasis en medio de la vertiginosa ciudad, muestra su gran atractivo en sus rincones y en una decoración estilo años 20 que ilumina cada metro² de este espacio lleno de historia.

No es solo la imagen la que se ha renovado; también su cocina. Bajo las directrices del jefe de cocina Roberto Hierro, la oferta gastronómica se basa en una cocina de mercado 40% tradición y 60% fusión de cocinas del mundo; un guiño a la inspiración del cambio.

Se abre una nueva etapa en el Café de Oriente llena de retos cuyo objetivo es crear un lugar donde el cliente viva un sinfín de sensaciones de la mañana a la noche.

#CafedeOriente